La naturalidad en las publicaciones
24/05/2016
Cuestiónalo todo
21/06/2016

¿Cómo ser más eficiente? El camino difícil.

A lo largo de los años que llevo trabajando como consultor, he aprendido un montón de cosas que me han llevado a mejorar mis procesos de trabajo, en el arduo camino de poder conciliar mi actividad como freelance y tener algo de tiempo libre. Si eres autónomo, o tienes una empresa o startup sabrás de qué te hablo. Mi idea era que al final pudiera llegar a realizar mis tareas de un modo más sencillo, automatizando tareas, invirtiendo en herramientas y en formación de tal manera que mi trabajo fuera más eficiente en todos los aspectos. Me equivoqué. De hecho  aún sigo intentando mejorar dichos procesos. No es fácil, porque en dicho camino me he tenido que enfrentar, y aún lo hago, a muchos problemas. El principal es la falta de recursos (tiempo y dinero).

Te contaré algo que ocurrió durante mi primer año de trabajo en mi empresa:  Además de aceptar todo tipo de trabajos que se relacionaban poco con el seo, para poder sobrevivir, me dediqué a crear una plantilla de auditoría de marketing online en la que englobaba seo, sem y analítica web que resultó ser un completo fracaso. Y digo ésto, porque me di cuenta de que a pesar de que mis clientes en general tienen muchas cosas en común, tienen muchas otras particularidades que hacen que las auditorías cambien sustancialmente, debido a la situación de su web, el nicho de mercado, sus clientes potenciales y otros muchos factores. Hasta las herramientas a utilizar no siempre son las mismas, ni las técnicas. Ni las necesidades de cliente.

También reconozco que fracasé en el intento de estandarizar presupuestos, y lo paso mal cada vez que me enfrento a un nuevo cliente. Porque me piden valorar en horas y precio una serie de tareas que, al no poder estandarizar totalmente en  todos lo casos, no puedo calcular con exactitud. Normalmente eso se traduce en una valoración en la que a veces me paso y en otras me faltan horas de trabajo, y acabo metiendo más horas de las que debiera. Esto causa que al final no acabe satisfecho del todo con mi manera de trabajar.

Este alarde de sinceridad viene a cuento porque durante esos primeros meses  eché muchísimo de menos la figura de una persona que me ayudara a encauzar todas mis tareas de cara a mejorar mi satisfacción con el cliente. Ayudarme en los procesos de presentación de mis servicios, mejora en procesos de trabajo, crear una navaja suiza de utilidades que me enseñaran a gestionar mejor mi tiempo, mi relación con los clientes, creacion de informes, etc.

Si hubiera podido invertir dinero y tiempo me habría encantado contar con una persona o empresa que me ayudara a definir bien mis servicios y objetivos, a saber:

  • A qué me dedico: en mi caso al marketing online, sobre todo seo y publicidad de pago por clic.
  • Qué quiero lograr con mi trabajo, además de ganar dinero para comer todos los días, a ser posible.
  • Quién es mi público o cliente potencial, y cómo debo acercarme a ellos. ¿Debo realizar seo, campañas de publicidad online/offline? ¿Debo realizar puerta fría o contar con un comercial?
  • ¿Necesito una web? ¿una app?
  • Cómo puedo mejorar y optimizar al máximo mis horas de trabajo: ¿qué herramientas pueden ayudarme, y en cuáles debo invertir dinero?
  • ¿Cuándo debo delegar tareas? ¿Dispongo del perfil de trabajador que me pueda ayudar? ¿Qué debo pedirle? ¿Qué puedo ofrecerle yo?

Ahora imagina que tienes una empresa, o una idea, pero tienes un montón de dudas, parecidas a las que yo te he mostrado. Imagina que esa empresa o servicio existe.

Y se llama diseño de servicios. O service design.

¿No te vendría bien contar con alguien así?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *